24 de mayo de 2017

Capítulo 79: El templo de Perseus

Snider Fox ha aparecido en el momento justo despojando al doctor Fox de su pin de protección “anti-psi”.

Hiromu: ¡Snider! Sabía que no nos dejarías en la estacada.

Snider dirige por un momento el revólver contra Hiromu que parece quedar perplejo.

Snider: No malinterpretes mis acciones Hiromu Kurogawa. –Sonríe de forma macabra mientras no deja de mirar al Doctor Fox.- Te bastas y te sobras sin mi ayuda ahora que controlas el “Psi negro”.

Snider vuelve a dirigir el revólver hacia el Doctor Fox.

Snider: Así que deja de meterte en mi camino. - ¡CLIC! Precarga una bala en el tambor del revólver.- Esto es entre el Doctor Fox y yo.

Doctor Fox: Je….jejeje. ¿Snider? Has crecido mucho desde la última vez que te vi, hijo.

Snider: ¡CIERRA LA BOCA IMPOSTOR! Tú no eres más que una carcasa vacía que se asemeja a lo que un día fue mi padre.

Doctor Fox: Entiendo tu furia hacia mí. Pero creo que te equivocas en tus deducciones.

Snider: ¡Suficiente!

¡BANG! Snider dispara el revólver con un ruido atronador. La bala atraviesa el brazo derecho del doctor Fox tiñendo de rojo su bata blanca.

Doctor Fox: ¡Uaaaaagh!

Snider: Todos estos años… mantuve vivo tu recuerdo. –Comienza a derramar alguna lagrima esporádica manteniendo su gesto serio y frio.- ¡En mis memorias eras mi héroe!

Snider camina hacia el doctor Fox lentamente portando el revólver de su hermano Redmond.

Snider: Mi hermano mayor era uno de los seres que más despreciaba en este mundo porque vi como mataba a mi héroe delante de mis ojos… -Le apunta a la cabeza con el revólver.- …con este mismo revólver.

El doctor Fox mira a Snider fijamente y esboza una leve sonrisa.

Doctor Fox: Esa imagen te atormentaba ¿verdad? Tu padre siendo asesinado por tu propio hermano mayor. Por eso… no eres capaz… de apretar ese gatillo…

La tensión se corta en el ambiente. Snider sostiene el revólver apuntando a la cabeza del doctor Fox, firme y serio. Todos los demás observan sin decir nada. El ruido de los goteros y los servidores del laboratorio son lo único que puede escucharse.

Snider: Tú…

La mano de Snider comienza a temblar levemente mientras sostiene el revólver. El doctor Fox cada vez sonríe de forma más desquiciada ante la impotencia de su verdugo.

Hiromu: No tienes por qué hacerlo.

Hiromu se ha acercado lentamente hasta situarse tras Snider.

Snider: ¿Insinúas que soy débil para hacer esto, Hiromu Kurogawa?

Hiromu: No. Solo digo que algunas veces es mejor aceptar que no puedes hacerlo todo tu solo.

Snider aprieta los dientes con rabia mientras el revólver cada vez tiembla más en su mano. En cierto momento deja de temblar y respira hondo.

Snider: Cuando nací… no estaba completamente formado. –Comienza a hablar con suavidad.-

Todos parecen prestar atención a Snider que habla sin dejar de apuntar al doctor Fox.

Snider: Nací unos cuantos meses antes de lo que debía. Hubiese muerto en el acto de no ser por él… Bueno, por mi padre el doctor Adelmo Fox. Él me permitió terminar mi gestación dentro de una incubadora especial de su invención. A raíz de aquello me convertí en su hijo predilecto, por decirlo de algún modo.  Él y yo, teníamos un vínculo muy especial. Es como si mi madre hubiese cedido parte de mi gestación a mi padre.

El doctor Fox observa serio a Snider mientras este no deja de apuntarle.

Snider: Yo nací débil y crecí siendo débil. A pesar de haber nacido con un don de nacimiento, pues era un médium como mi madre. Mi padre me ayudó a ocultar mis habilidades de aquel pueblo de paletos en el que vivíamos y así evitar que me hiciesen la vida imposible. Pero la verdad… no me interesaba nada relacionarme con aquella gente. Prefería estar en casa, con mi padre.

Snider baja el revólver y observa al doctor Fox en silencio. El doctor Fox se sujeta el brazo derecho que no para de sangrar.

Doctor Fox: Si tan solo… pudiese enmendar todos mis errores del pasado…

Todos observan como el doctor Fox se pone en pie lentamente mientras Snider no hace nada por impedirlo.

Doctor Fox: ¡NO ESTARIAS EN ESTE MUNDO!

Como una centella el doctor Fox extrae una daga que ocultaba en su brazo derecho y se dispone a acuchillas a Snider pero….

¡CLANG! La daga sale por los aires y rebota en el suelo alejándose.

Rodi: ¡Estúpida rata traidora!

Rodi sostiene su katana en ristre tras el tajo efectuado para desarmar a su enemigo mientras Snider ha retrocedido casi sin darse cuenta.

Doctor Fox: Je… muy predecible.

¡RAAAAAAS! La bata se desgarra y de la espalda del doctor Fox emergen un par de brazos articulados de hierro con una hoja afilada. Este no duda en dar varios tajos sorpresivos hacia Rodi con una enorme fuerza. Aunque Rodi intenta frenarle con sus katanas estas caen al suelo lejos de él por los impactos y queda indefenso ante su enemigo.

Hiromu: ¡Rodi!

Doctor Fox: ¡No te atrevas, Hiromu Kurogawa!

El doctor Fox amenaza con las hojas de afilado metal a Rodi.

Doctor Fox: Si hacéis un solo movimiento partiré en dos a vuestro amiguito pelirrojo.

Rodi: Tsch…

Snider había retrocedido hacia una esquina y observa la escena sin saber cómo reaccionar.

Hiromu: ¡ES TU HIJO! ¡¿Acaso no queda nada de tu vida anterior dentro de tu perturbada cabeza?!

Doctor Fox: Eres muy hablador, Hiromu Kurogawa. Será mejor que te portes bien y te metas dentro de aquella cabina de exploración. –Señala una cabina de cristal con varios teclados.- Tengo mucho que trabajar contigo.

Hiromu parece pensar unos segundos pero no duda en dar algunos pasos hacia la cabina, cuando la voz de Rodi le interrumpe.

Rodi: ¡No lo hagas! ¡No te atrevas a dar ni un paso más Hiromu!

Hiromu: Rodi…

Doctor Fox: ¡Oh! Parece que eres muy gallito Rudolph. Si tu amiguito no colabora voy a hacerte mucho daño, hijo mío. –Replica con un tono de voz macabro.-

Hiromu aprieta los puños y continúa caminando.

Hiromu: Lo siento Rodi… pero no pienso permitir que ese malnacido te haga daño.

¡SCRATCH! Como por sorpresa Rodi ha sacado un pequeño cuchillo japonés de su pantalón y se lo ha clavado a sí mismo en el vientre.

Alfred: ¡RODI!

Ninette: ¡NO!

Doctor Fox: Tsch… idiota…

Rodi mira a Hiromu con gesto de dolor mientras mantiene el cuchillo agarrado con ambas manos.

Hiromu: ¡RODI! ¿QUE HAS HECHO?


Rodi: No pienso caer en la deshora de ver como la persona que más respeto… se rinde y es arrastrado a su muerte por mi culpa.

Todos se han detenido por unos instantes ante el inesperado acto de Rodi.

Hiromu: ¿Por qué? ¡¿POR QUE?! Solo soy un chico cualquiera como tú.  Yo no soy digno de tu respeto ni admiración. Ni siquiera merezco tu lealtad…  –Exclama soltando alguna lagrima.-  ¡Yo no soy tu señor!

Rodi: No… Tienes razón… -Mira a Hiromu con visibles ojeras por el dolor pero con una sonrisa.- Tú eres más que mi señor… eres mi amigo. ¡Mi familia!

¡RAAAAAS! Tras decir esto Rodi saca el cuchillo de su vientre y corta por sorpresa de abajo hacia arriba a su enemigo.

Doctor Fox: ¡IAAAAARGH!

El doctor Fox queda en shock tras el tajo ascendente. Rodi le apunta con el cuchillo al cuello sin perder ni un instante. Rodi se mantiene en pie pero de su vientre brota gran cantidad de sangre.

Rodi: No hagas ni un movimiento… Tschhh… uuuugh…

Doctor Fox: Estúpido atrevido… morirás desagrado en pocos minutos. Y luego mataré a todos tus amigos. –Le dice mirando a su oponente a pocos centímetros el uno del otro.-

Rodi: Para cuando yo muera… tú ya no serás más que un montón de carne inerte.

¡RAAAAS! ¡CLANG! Rodi hace el amago de cortar el cuello del Doctor Fox pero este es rápido en detener y obstruir el cuchillo de Rodi con sus hojas de metal.

Rodi: ¡TSCH!

El cuchillo sale despedido y Rodi vuelve a caer al suelo de rodillas, exhausto por la pérdida de sangre.

Alfred: ¡NO TE ATREVAS A DAÑAR A MI AMIGO!

¡RAAAANG! Como una centella verde Alfred se lanza al ataque pero el doctor Fox golpea y hace volver a la normalidad a Alfred.

Alfred: ¡UAGH!

Doctor Fox: ¡Vuestros esfuerzos son inútiles! Estas hojas están hechas con aleación de aerotitanio revestido de “anti-psi”. Vuestras técnicas médium no harán nada contra mí. –Sonrie con cara de desquiciado.- Y creo que arrancar estas extremidades de mi cuerpo es más difícil que arrebatarme un pin de la bata. ¡JAJAJAJA!

Hiromu: Tsch….

Ninette: Esto no pinta nada bien… -Observa con preocupación mientras ayuda a Alfred a incorporarse del suelo.-

El doctor Fox mira con rabia a Rodi con parte de su cara cortada por el ataque de este.

Doctor Fox: Y ahora voy mandarte al otro mundo, Rudolph Fox.

Rodi: Esta bien por mi parte… si caigo defendiendo a mi verdadera familia… Mi verdadero padre me estará esperando al otro lado…

El doctor Fox parece sentir algo de rabia por la ofensa de Rodi y eleva ambas hojas de metal.

Doctor Fox: ¡Estúpido muchacho! ¡Voy a partirte en dos ahora mismo!

¡CLANG! Tras tomar en carrera la katana caída de su hermano Rodi, Snider la utiliza para golpear y desviar las hojas de metal de su enemigo.

Snider: ¡No se te ocurra irte todavía, hermano! ¡Se lo debes a tu familia!

¡BANG! Snider aprovecha la abertura creada por el espadazo para apuntar a su cabeza con el revólver y propinarle un disparo seco que le atraviesa el cráneo al Doctor Fox por completo dejando una estela de sangre tras de sí.

Doctor Fox: No… puede…ser…

El doctor Fox se desploma de espalda mientras Snider, con el dedo todavía en el gatillo, recuerda la misma situación en la que fue él el salvado por su hermano mayor Redmond.

Snider: Él es… mi hermano pequeño…

Snider baja el revólver mientras Hiromu, Alfred y Ninette corren rápidamente socorrer a Rodi que se encontraba de rodillas sobre un charco de su propia sangre.

Alfred: ¡Aguanta amigo!

Ninette: ¡No te mueras, Rodi!

Snider observa los últimos momentos del Doctor Fox.

Doctor Fox: Creía… que tú… no serias capaz de disparar… a tu propio padre…

Snider: No, yo no he disparado a mi padre. Él nunca intentaría matar a mis hermanos. Tú no eres más que un monstruo creado por Cepheus.

Doctor Fox: Si… supongo que tienes razón…. Gracias…. Hijo mío…

El doctor Fox queda inerte en pocos segundos sobre un charco creciente de sangre.

Hiromu: ¡RODI!



El grito de Hiromu hace a Snider dirigir su atención a su hermano menor. El cuerpo de Rodi luce inerte y pálido en los brazos de Hiromu.

Snider: Dejádmelo a mí….

Snider extrae un frasco con un líquido extraño en su interior. Este lo vierte sobre el corte ventral de Rodi.

Snider: Esto es una medicina ancestral del “reverso”. La llaman la lágrima de Chronos.

Como por arte de magia su cuerpo comienza a cerrar la herida generando músculos y piel nueva a gran velocidad.

Snider: Este líquido acelera la sanación del cuerpo siempre que sea posible. En este caso parece que mi hermano todavía está con vida.

Hiromu: Vaya parece que hay muchas cosas que desconocemos del “reverso”.

¡BOOOOOM! Ruidos de explosiones alarman a todos que no dudan en asomarse afuera para observar el campo de batalla.

Alfred: ¡Alaaaa! ¿Qué es todo eso?

Varias entidades que parecen fantasmas negros encapuchados están disgregándose por el campo de batalla y aniquilando a los sintéticos.

Snider: Eso, Alfredo Castaño, es la respuesta del “oráculo” a los malvados actos de Urian.

¡BAAAAAAAAAAAAAAAM! Las sombras riegan de potentes ataques de energía devastadora el campo de batalla eliminando cientos de sintéticos. Estos han aparecido por todas partes del mundo.

Snider: Urian está poniendo en peligro el equilibrio del mundo. El “oráculo” no puede permitir eso.

Snider se gira y observa el cadáver del doctor Fox que vigila Fredek. Hiromu le sigue mientras Alfred y Ninette cuidan de Rodi.

Snider: Los sintéticos seguirán brotando indefinidamente mientras se mantenga el influjo de Urian desde lo alto de esta kilométrica torre de metal. Pero las “sombras del oráculo” estarán ahí para combatirlas mientras puedan.

Hiromu: Habría que trazar entonces un plan para subir a lo alto de esa torre y terminar con Urian de una vez por todas.

Snider: Matar a Urian… estás hablando de una tarea casi imposible. Es un ser milenario y prácticamente inmortal.

Snider le cierra los ojos al cadáver del Doctor Fox.

Snider: Descansa en paz…. Papá… o lo que queda de ti.

Hiromu guarda silencio unos segundos y luego continúa preguntando a Snider.

Hiromu: ¿Cómo pudo volver?

Snider: Tal y como él mismo desveló antes, se trataba de una migración de otra línea temporal. Además de algunos trapicheos genéticos de Cepheus que desconocemos.

Hiromu: Creí que era imposible migrar entidades de una línea temporal a otra.

Snider: Bueno, en condiciones normales es imposible. Pero hay un lugar en el reverso que hace posible ese milagro.

Hiromu y los demás parecen interesados en las palabras de Snider.

Snider: Se trata, nada más, y nada menos que del lugar del que están saliendo todos esos defensores del “oráculo”. Ese lugar se llama el templo de Perseus.

Hiromu: El templo de Perseus…

Snider: El templo de Perseus es el único nodo para migrar entidades al “reverso” y hacerlas regresar a otra línea temporal que no es la suya. De esta forma el doctor Fox de otra línea temporal fue traído a esta y utilizado para devolver la vida al de esta línea.

Hiromu: Pero si existía ese lugar en el “reverso” ¿Por qué Alexander no nos dijo nada?

Snider: Básicamente porque ese templo estaba sellado a cal y canto. Hasta que yo retiré ese sello y lo utilicé para desatar el poder del “oráculo”. Lo creí un acto necesario como puedes comprobar.

Snider señala abajo donde los “fantasmas del oráculo” siguen combatiendo a los sintéticos de Cepheus.

Snider: El problema es que al retirar el sello Cepheus aprovechó la ocasión para utilizarlo.

Alfred: Pero, si estabas tú vigilando… ¿Cómo ha podido Cepheus entrar a ese lugar?

Ninette: Si, además creía que Urian no podía poner un pie en el “reverso” ¿no?

Snider: Cepheus me utilizaba… Me forzaba a abrir portales al “reverso” para que ellos pudiesen acceder. Pero en cierto momento escapé del control de Cepheus aunque según parece almacenaron parte de mi “Psi” activado de alguna forma en baterías y ahora las están utilizando para acceder al reverso.

Hiromu: Eso es problemático…

Snider: De la misma forma tuve una extraña conversación con Urian antes de escapar. En cierta medida me dejé engatusar por las palabras de Urian en tu contra y movido por eso opté por retirar el sello del templo de Perseus y comenzar mi propia revolución. Aunque ahora parece que fui engañado pues Cepheus solo quería utilizarlo en su beneficio. Pero nunca es tarde y ya he activado todas las alertas para que los “fantasmas del oráculo” solo respondan a mis órdenes y no dejen utilizar el templo a nadie que no sea yo, tenga permiso o sea su legitimo dueño.

Hiromu: ¿Eso significa que el templo ahora es tuyo?

Snider: Significa que soy parte del “oráculo“ de ese templo. Pero su dueño sigue siendo el sabio para el que se construyó.

Todos parecen mirar con serias dudas a Snider.

Snider: Os lo explicaré. En el “reverso” hay una serie de templos sagrados que fueron construidos para sus legítimos dueños. Los dueños de estos son los llamados sabios reveritas.

Hiromu: ¿Sabios reveritas?

Snider: En la antigüedad los sabios reveritas eran habitantes del “reverso” poseedores de habilidades incluso superiores a las de un “reverita” corriente. Estos cultivaban sus habilidades, su mente y finalmente cuando alcanzaban un alto grado de sabiduría se les construía y asignaba un templo. El templo de Perseus tiene pues un sabio “reverita” que sería su dueño y fue el mismo que lo selló hace tiempo. Por eso nunca os dijo nada al respecto…

Hiromu: No nos dijo nada… Un momento, ¿quieres decir que su dueño es…?

Snider: En efecto. Alexander es el sabio “reverita” dueño del templo de Perseus.

Alfred: ¡¿Alexander?!

Ninette: Así que Alexander es….

Snider: Si, pero tras su “metida de pata” con las líneas temporales y la creación de Urian, cerró el templo y lo dejo abandonado. Supongo que se sentiría indigno.

Hiromu: Vaya… así que Alexander al final resulta tener más secretos de lo que parecía.

Rodi: Tsch… estúpido pelo linterna….

Hiromu: ¡RODI!

Rodi parece volver en sí mismo tocándose el vientre.

Rodi: Que mierda es esto. Tengo toda la barriga pegajosa y huele a algas podridas.

Snider: Es una alegría tenerte de vuelta, hermano.

Alfred le tiende sus katanas y este las toma con una sonrisa.

Rodi: ¡Ouch!… Me duele todo el cuerpo….

Alfred: Será mejor que no te esfuerces mucho todavía.

Fredek se aproxima con varias carpetas de documentos en sus brazos.

Fredek: Ya he terminado de recopilar todos los documentos que he podido de este lugar. Supongo que es todo lo que podemos sacar de aquí. Aunque necesitaríamos a alguien que entienda todos estos papeles.

Alfred: Hiromu, creo Aika debería ser capaz de entender todo esto ¿no?

Hiromu: Si, supongo que en ausencia de mi madre, Aika debería ser la indicada en tomar su testigo… -Luce algo triste.-

Hiromu mira hacia la kilométrica torre en cuya cima se vislumbran rayos de color rojo sangre.

Hiromu: Estamos a un paso… de acabar con todo esto.

Ninette pone su mano dulcemente en el hombro de Hiromu haciéndole volver la vista hacia sus amigos.

Ninette: Creo que lo más responsable sería retirarnos. Rodi está muy herido y ahora mismo no podemos subir a esa torre.

Snider: Lo que dice la chica de hielo es verdad. No tienes oportunidad ahora mismo en un combate contra Urian. No en el estado que se encuentra tu enemigo ahora mismo.

Hiromu: ¿Crees que es indestructible?

Snider: Eso te corresponde averiguarlo a ti. –Sonríe con complicidad.- Según parece Urian ha recuperado su poder al completo. Por eso ya no necesita medios humanos como este bastión ni los laboratorios, ni al Doctor Fox.

Alfred: Parece que su estadía en lo alto de esa horrible torre de metal negro solo refuerza las palabras de Snider, Hiromu.

Hiromu: Si. Regresemos por el momento. Además no estaría de más pasarnos por el “reverso”. Hay algo que me preocupa.

[Tienda de campaña, exterior del bastión, Krasnoyarsk, Rusia]

Rodi descansa sobre una camilla mientras Hiromu enciende un ordenador preparando la conferencia con Katie.

Alfred: Espero que Katie haya dejado la batalla contra los sintéticos. Me preocupa que pueda hacerse daño jugando con esos autobot…

Ninette: Que mono Alfred, preocupándote por Katie de esa forma. –Sonríe con dulzura.-

Alfred: -Sonrojado.- Bah. Solo quiero que no se haga daño para no tener que cuidarla después. Nada más…

Snider bebe agua de un bidón mientras los guardias de la SWT le miran con cara de desconfianza.

Fredek: Son intimidantes ¿verdad?

Snider: Supongo que no pueden fiarse de mí. Si no llego a venir con Hiromu hubiesen intentado detenerme.

Fredek: Tranquilo. A juzgar por tu poder actual creo que no podrían hacerte nada, señor sombra negra.

Snider: Je. Si hago eso terminaría jugando en mi contra, créeme.

Hiromu establece conexión finalmente con Katie.

Hiromu: Katie… Katie… ¿Me recibes?

Katie aparece en la pantalla del monitor.

Katie (videollamada): ¡Nya! ¿Buenas noticias señor héroe?

Hiromu: Bueno, hemos asaltado el laboratorio del doctor Fox. Tenemos muchos documentos que debería revisar Aika.

Katie (videollamada): Vaya, vaya. Eso suena muy bien.  ¿Y el doctor Fox?

Hiromu: Digamos que lo que quedaba de él ha pasado a mejor vida.

Katie (videollamada): Entiendo… Bueno, enviadme esos documentos y aprovechad para descansar un poco.

Hiromu: Pero ¿y los sintéticos?

Katie (videollamada): Tranquilo, está la cosa contralada en todo el mundo. Parece que ciertas fuerzas desconocidas están manteniéndolos a raya y no tenemos que molestarnos mucho en combatirlos

Snider: Supongo que la SWT todavía andará detrás de mí. ¿No, chica gato?

Katie (videollamada): Vaya, vaya. Ya pensaba que no ibas a saludarme, Snider.

Snider esboza una leve sonrisilla.

Hiromu: Le hemos traído con nosotros al campamento. Esas fuerzas desconocidas nos están ayudando gracias a Snider y el “oráculo”.

Katie: Ya me olía algo de eso. Te agradezco mucho el apoyo, Snider.

Snider: Si pudieses levantar mi orden de caza y captura las cosas serian más fáciles para mí.

Snider mira de reojo a los guardias SWT de la puerta y estos se percatan y disimulan mirando a otro sitio.

Katie (videollamada): Así que por fin te has amansado un poco ¿no fierecilla? Está bien, te permitiremos ciertas licencias ya que colaboras con Hiromu y sus amigos. Nadie juzgará tus acciones mientras eso continúe así. Tómatelo como un voto de confianza ¡Nya! –Giña el ojo-

Snider: Te lo agradezco. El “oráculo” mantendrá a raya a todos los sintéticos mientras continúen saliendo. Puedes estar tranquila.

Hiromu bebe de un refresco.

Snider: En cuanto a las diferencias entre Hiromu y yo. Digamos que ya arreglaremos cuentas cuando las cosas se hayan calmado.

Hiromu: -Escupe el refresco.- ¿Todavía estas con eso?

Snider: Je. ¿De verdad piensas que voy a aceptar que los médiums pueden vivir en paz junto a “no-médiums”?

Hiromu mira a Snider serio y este le devuelve la irada.

Snider: Pero tranquilo. Tienes mi apoyo para terminar con ese tirano.

Snider sale por la puerta entre los dos agentes de la SWT. Este se detiene y les mira de reojo unos instantes haciendo que a ambos les dé un repullo. Después continua su camino.

Hiromu: Supongo que sigue siendo una persona fría y cabezona. Pero tranquila, podemos confiar en él.

Katie (videollamada): Nya, bueno. Daos prisa y mandadme esos documentos. Presiento que son piezas clave para terminar de entender el “anti-psi” y el aerotitanio.

Hiromu: Si, ahora te los enviamos. Hasta luego Katie.

¡BOOOOOOOOM! Una enorme explosión de fuego destroza lo que queda del antiguo bastión de Cepheus. Una lluvia de cascotes y llamas hace refugiarse a todos los agentes SWT  y sacar los extintores de fuego con urgencia.

Agente SWT: ¡Deprisa! Apagad las llamas.

El campamento arde por varios lugares y el jaleo hace salir afuera a Hiromu, Alfred, Ninette y Fredek.

Alfred: ¿Qué es este infierno?

¡CRRRRRRASH! Ninette crea varias estructuras de hielo que se derriten apagando algunas llamas.

Ninette: ¡Alfred! Busca todos los soldados que estén heridos o quemados.

Alfred: ¡Entendido!

Snider, que se encontraba afuera, se aproxima a Hiromu.

Snider: Parece que algo ha hecho explosión en lo que quedaba de bastión enemigo.

Hiromu: Si, pero es muy extraño…

Fredek: Snider, será mejor que atendamos a todos los agentes heridos.

Snider: Si…

Mientras Snider y Fredek atienden a los soldados y personal herido, Hiromu observa el bastión a lo lejos.

Hiromu: Algo no me huele bien.

Hiromu entra en forma aerotitanio y  corre hacia el origen de la explosión cuando una segunda explosión le hace caer al suelo.

Hiromu: ¡UAAAAGH!

Hiromu rueda y salta por la nieve hasta caer magullado al suelo.

Ninette: ¡Hiromu!

Alfred y Ninette corren y levantan a Hiromu del suelo.

Alfred: Ey, ¿estás bien?

Ninette: ¿A dónde ibas tu solo?

Hiromu: -Se limpia la sangre de la boca.- Tsch… esta segunda explosión…

Pythia: Vaya, vaya. Mira a quien tenemos aquí.

Una viperina mirada emerge de la espesa nube de humo.

Hiromu: Tu…

Pythia, aparece caminando lentamente sobre la nieve. Su piel ahora luce pálida de un gris azulado muy leve. Su cabello ha crecido y se ha tornado de un rojo oscuro, al igual que sus ojos.  Sus orejas ahora se muestran picudas y ha cambiado levemente el color de su atuendo a uno negro y rojo.



Ninette: No es posible… -Expresa con gesto de preocupación.-

Pythia: Cuanto tiempo, princesa de hielo. –Esboza una sonrisa de satisfacción.-

Alfred: Oye Ninette…. Ella no estaba…

Pythia: ¿Muerta?

¡FLAAAAAASH! Tras soltar una onda de calor bajo ella misma convierte la nieve de sus pies en un pequeño cráter incandescente. Ahora levita ligeramente sobre él.

Pythia: Para estar al nivel del señor Urian hay prescindir de términos como la vida y la muerte. ¡He alcanzado un nuevo nivel!–Mira de forma penetrante.- Ahora no tenéis nada que hacer contra mi….

La mujer abre los brazos con enorme prepotencia, considerándose superior en todos los aspectos.

Alfred y Ninette entran en sus  formas arcanas. Hiromu torna de nuevo su piel de gris y sus ojos de azul controlando el aerotitanio de su sangre.

Pythia: Que placer volver a tener la oportunidad de machacaros, elegidos de Perseus. ¡Arderéis en mi infierno particular!

¡FLAAAAAAAASH! Una intimidante llamarada derrite la nieve alrededor de Pythia.


Cuando todo parecía estar controlado Pythia regresa de entre las sombras con un nuevo aterrador aspecto. 

1 comentario:

Yaiza dijo...

Ya habia ganas de este capitulo!! Que susto con lo que hizo Rodi, ya me imaginaba la historia sin el :'( Y el final joeee la pesada de Pythia xD

Publicar un comentario

Si tienes algo que comentar sobre este capitulo te animo a hacerlo ;)